Escucho Truenos a lo Lejos

Escucho truenos a lo lejos.
Pasos que escapan y se roban los ecos
de las sonrisas, de las miradas,
de los minutos.
No queda nada más que
Mares en el fondo de los ojos,
Marino errante ese reflejo loco.
Y uno que se reprime y sufre.
La vida misma, sufre la vida misma.

Y una medida no ayuda, se necesitan más que dos.

Los días me han derrumbado,
Me han hecho trizas, y me han vuelto al pasado,
Dónde siempre hay dos sin tres,
Dónde cantaba
“siempre paró de llover”.
Pero las nubes quedan
y se busca el cielo
en medio de la gente,

Como si alguien diferente vea a tu vida una razón.

Escucho truenos a lo lejos.
Pasos que escapan y se roban los ecos…
De las caricias, de las palmadas,
de los poemas,
no queda nada más que
Sales en el fondo de los ojos,
Marino errante ese gotear de a poco.
Y uno que se cansa y sufre
La vida misma… sufre la vida misma.

Y una bebida no alcanza, se necesitan más que dos…

Y hoy veo un niño a lo lejos,
Aquel que era, que nunca llegó a viejo
De la sonrisa turbia,
zapatos rotos y rodillas sucias.
Me cuenta historias de otra vida,
De lo que hacía y lo que quería.
Y ahora que veo sueños viejos
Me entra la duda ¿cuándo comienza la aventura?
¿O el devenir de los sueños?
¿Cómo es que antes no existían misterios
en las sonrisas, en las miradas,
en el futuro o en despertar mañana?

¿Cómo es que antes no existían misterios?
¿Cómo es que antes no existían misterios
en las sonrisas, en las miradas,
en el futuro o en despertar mañana?

3 pensamientos en “Escucho Truenos a lo Lejos

  1. Esta versión de Escucho Truenos a lo Lejos es la primer “Proof of idea” que anda dando vueltas. Hay que grabar la voz de nuevo porque está quemada, grabarle un bajo de verdad, volver a grabar la guitarra folk, pero bien, y agregarle el solo final, que está, pero falta plasmar… es como si el tema no existiera, no?

  2. Bueno. Habiendo empezado Marzo de 2008 y pasado Abril… acá está una nueva versión del tema.

    Idealmente me gustaría que la cantara una voz mayor, pero como León Gieco no está a mi alcance… tendré que esperar unos 31 años y varios hectolitros de whisky para sonar más veterano 😉

Deja un comentario